Musas

Musas

martes, 21 de agosto de 2012

Espinas y terciopelo

Es curioso como amamos tanto el dolor que seguimos el camino lleno de espinas antes de seguir ese que está relleno de terciopelo. Quizá sea que las espinas te enseñan algo, quizá sea que si llevas alguna que otra espina clavada por ese camino es porque es necesaria para valorar el terciopelo, quizá sea el terciopelo la respuesta y la cura a todas las heridas.

Yo estoy harto de luchar contra el tiempo y contra estos caminos, de luchar por cada rosa que por la espalda me clava sus espinas. Es hora de sanar mis heridas, es hora de caminar por el terciopelo. Descalzo. Es hora de sentir otra cosa diferente, es hora de mirar hacia delante. Es hora de esperar al tiempo, porque cuando el otoño llegue y las hojas caigan, porque cuando el invierno llegue y la nieve y la lluvia del cielo vengan, yo... yo estaré dando un paseo bajo la lluvia, entre el terciopelo.

G. S. Díaz "Espinas y terciopelo"

No hay comentarios:

Publicar un comentario