Musas

Musas

lunes, 10 de junio de 2013

Musa de la Historia

¿Dónde te encuentras musa de mi dolor? ¿Perdida entre las arrugas del tiempo o entre mis más recónditos sueños? ¿Dónde podré yo verte y abrazarte sin que te me escapes? ¿Cuándo podré seducirte y conquistarte? ¿Dónde te encuentras, querida?

Quizá eres una preciosa mujer, pintada y decorada, temiendo el poder de un superior, sin poder articular bien la palabra, asombrada con el fuego, desconcertada ante la nueva consciencia que se abre para ti, atrapada en un mundo de idas y venidas, de fieras feroces y de cuevas oscuras. Tal vez vivas la majestuosidad humana en forma de pirámide, con brazaletes de oro adornada y con la piel rasgada, por el suave lino blanco y de la pura agua templada.

Puede que vayas más allá y vistas con túnica, laurel y espada, luchando escondida entre los hombres por ver tu idea realizada, defendiendo la incipiente democracia por Platón, tu amigo, adoptada. ¿Te encontraré rodeada de lujos, frutas y manjares? Puede que seas una plebeya disfrutando de las peleas de los gladiadores, escribiendo su destino con tu pulgar, gritando al Emperador que en Roma no hay piedad.

Puede que luches contra ese obispo corrupto y aprovechado que encerrada te tiene,  tumbando, como sultana, a visigodos con la mira puesta en Carlo Magno. Puede que te encuentres guerreando en Tierra Santa, siendo una cruzada, luchando por tu religión y matando infieles con tu pesada espada. ¿Te encontraré entre el Románico y el Gótico? O huyendo de la peste en una Europa plagada. Buscando una nueva vida entre las nuevas colonias, engañando a Colón y defendiendo al indio. ¿Estarás entre los nuevos inventos de Leonardo y el Renacimiento? En la Italia cincuecenta de Miguel Ángel y Florencia. Quizá deambules por la España de Velázquez y los Austria.

Sé que al absolutismo no temes y, a tu rey, obedeces, pero sé también que, como no, lucharás en la Revolución Francesa, por lo que mereces. Y seguro estarás con las primeras víctimas de la Revolución Industrial, apoyando a Marx y la primera y la segunda Internacional.

Eres ajena, seguro, a los rumores de guerra pero gritas: ¡Revolución! Y al zar te enfrentas. Aguerrida, hermosa y bailarina entre los felices años veinte de Norteamérica. ¿Y qué importa una crisis financiera si te puedo tener en la cama a la luz de una vela en los años treinta? A Europa llegan tiranos que piden más guerra y que sea más desoladora, y tú seguro voluntaria y enfermera, siendo de la guerra otra dictadora. Vivirás el infierno entre las nieves de Stalingrado, con tu fusil en la mano, cantando libertad y ocupando Berlín, en abrazo fundida con el ejército Rojo.

Puede que me esperes en la casa de madera, en el jardín o en el porsche, con Kennedy en la memoria y La Luna en la retina, mientras lloras y te tocas el pelo, por los jóvenes que en Vietnam se dejaron el pellejo.

LA URRS agoniza y los Balcanes de nuevo estallan, la tecnología avanza y tú como si nada. Tal vez te encuentre en esa época, al capitalismo atada, esperando en cualquier centro comercial una simple mirada. Es mirada que nos hará recordar todo lo que en la Historia vivimos y de las vidas de las que ya no quedan nada. Solo queda forjar otra más, sin poner límites ni al futuro ni a las nuevas hazañas.

G. S. Díaz "Musa de la Historia"

No hay comentarios:

Publicar un comentario