Musas

Musas

viernes, 6 de julio de 2012

Dirección a nuestro destino


Y ahora que mi vida se ha convertido en monótona, fría e intrascendente tengo dos opciones claras, dos planes de futuro:

Puedo seguir como ahora, aquí, en mi lugar de origen, intentar ser feliz y cumplir mis sueños cerca de mi familia, como lo hicieron ellos, amar hasta que el roce haga el cariño….pero también puedo llamarla, proponerle algo que nadie jamás le propondrá: irnos lejos, muy lejos de aquí, cualquier destino es bueno: Brasil, Alemania, Finlandia, Australia…

Comprar dos billetes de avión para perdernos por el mundo, para volver a ser quien fuimos un día, para comenzar de cero en otro lugar aquella historia que nunca tuvo que terminar, para realizar los sueños que un día soñamos juntos, vivir una nueva vida lejos de quien nos insultó, humilló o nos desilusionó, lejos, muy lejos de aquellos que intentaron separarnos y lo consiguieron. Dos billetes con destino a la eternidad, donde gane el amor, donde por siempre y para siempre permanezcamos juntos.

Lo dejaría todo por esos dos billetes de avión. Todo. Porque quiero ser feliz, porque quiero cumplir sus sueños, porque, simplemente…nos lo pide  y nos lo debe el destino.

G.S. Díaz, "Dirección a nuestro destino". 



No hay comentarios:

Publicar un comentario