Musas

Musas

jueves, 26 de julio de 2012

Inverosímil y peculiar.

Es una sensación extraña. Bizarra sí. Es una conversación inverosímil, encubierta, escondida. Brutal. Es una relación tan peculiar que vivo en una canción y descanso sobre unas letras. Tan peculiar que...que me hizo recordar. Que hay buenos momentos. Pero no olvido que también estaban los malos. Y los peores que malos.

Y es que...todo  ha vuelto a mi mente, como si de un huracán se tratara que te va dejando en el suelo los restos que ha cogido en su aventura. Y esos restos remueven la conciencia. Te hacen ver lo peor y lo mejor. Te hacen recordar que hay cosas imposibles de borrar. Que hay cosas que siempre ahí estarán, que por mucho que pase el tiempo nada lo curará.

No sé la verdad como pude ser tan ingenuo. ¿Dejarlo todo por un sueño? ¿De verdad quería yo eso? Lo único que ha pasado es que ese sueño parece no tener ni pies ni cabeza.

Aunque a veces diga que no, que no puedo más, no hay más que mirar hacia atrás y que como alguien dijo: no estamos tan mal.

Mi conclusión es clara: el pasado a veces es tan doloroso que no te deja disfrutar de este rápido presente y sin atisbar el futuro. Porque cuando uno mira más allá de sus pies ve que no todo es tan negro, que el camino todo puede aclarar. Pero hay cosas que son improbables de cambiar. Y de repetir. Al menos en el mismo lugar, con la misma gente, con la misma mierda.

G.S. Díaz "Inverosímil y peculiar"

No hay comentarios:

Publicar un comentario