Musas

Musas

lunes, 30 de julio de 2012

Querido yo futuro


Qué ganas tengo de escapar, de volar, de ser libre. De renacer en otro lugar, conocer otro tipo de gente y volver a ser quien fui en este nuevo destino. Al final yo tenía razón, al final cogeré ese billete de avión hacia esos países que tanto me atraen, un billete, escapar sólo de aquí. Sin ataduras ni remordimientos.

Entonces seré feliz, allí estará ella, esperándome, esa que es perfecta en mi cabeza, esa que encaja conmigo. Y es que me muero de la curiosidad, no dejo de pensar y de imaginar cómo será ella, cómo será su sonrisa, como serán esos ojos que tantas veces se clavarán en mí, esas manos que me acompañarán siempre. Y así, imaginando, puedo seguir adelante. Con más fuerza que nunca, porque ese motivo es el que me lleva a luchar.

Solo espero, querido yo futuro, que cuando leas esto ella esté ahí delante, contigo, leyendo a la vez, que os riais juntos de estas letras,  y de todas las libretas que tengo, y seguramente llegaré a tener más, llenas de mi puño y letra.

Ahora eres tú quien está ahí, con ella. Disfrútala, trátala como se merece y sobre todo…ámala hasta la extenuación, no dejes nunca de hacerlo, quiérela cada día, cada hora, aunque sea una simple rutina, róbale un beso, perpetúa una caricia eterna sobre su piel, sácale una sonrisa. Son esas cosas pequeñas, insignificantes, que pasan desapercibidas, pero que son gratificantes, y te permitirán tenerla siempre a tu lado, y no perderla. Cuídala como yo espero hacer algún día, sea lejano o no.

Y es que tú eres la única persona que tengo para contar esto que siento, esto que me pasa, eres tú quien cada noche me escuchas y me das consejos silenciosos sobre mi vida y sobre todo lo que te cuento, gracias por entender mi mal humor, mis nulas ganas de comer, mis dolores de cabeza, mis daños en el corazón. Eres tú en quien puedo confiar, porque al fin y al cabo, somos uno.

Ojalá seas como yo quiero ser. Y a partir de ahora sólo actuaré para conseguirlo. Un abrazo grande desde tu pasado, desde tu viejo escritorio, y tu portátil, de la foto de la graduación, la del colegio, de mis viejas libretas, de mi pequeña colección de libros que espero aumentar, de las vistas de esta ventana que tanto me hacen soñar, de parte de todo lo que un día fue tuyo. ¿Ves? Las cosas pequeñas. Esas son las importantes.

Y a ella, a ella dile que aunque aún no la conozco, aunque aún no sé sus manías, no sé si le gusta hacerme cosquillas para reír, si son esos ojos los que no me permitirán estar sereno nunca más, a ella, que es perfecta, dile que a pesar de estos inconvenientes, ya siento que la quiero.


G.S.Díaz "Querido yo futuro"

No hay comentarios:

Publicar un comentario