Musas

Musas

lunes, 22 de octubre de 2012

Picadura

Nunca había sentido esto antes. Sí. Es extraño, pero es como si te picara una avispa. Cuando su aguijón entra en contacto con tu piel, al principio, ni te enteras, luego poco a poco el dolor va aumentando. Y cuando crees que ya no puedes sufrir más por esa picadura, ya no te duele. Solo te escuece, te pica y al pasar unos días ya ni te acuerdas que una avispa te picó.

Eres como esa avispa. Ni me enteré de lo que pasó, al principio. Más tarde el dolor vino a mí tan poco a poco, que es ahora cuando no puedo sufrir más por esto. Pero sé que mañana tan solo quedará esa picadura, esa que tendré que rascar por un par de días y que cuando pase un tiempo ni me acordaré de que tenía esa herida. Y es algo tan normal como morir. Como a mí, la picadura, algún día, te empezará a doler. Será entonces cuando entiendas estas palabras.

G. S. Díaz "Picadura"



No hay comentarios:

Publicar un comentario