Musas

Musas

jueves, 22 de noviembre de 2012

Que seas mi muerte.

Tan solo debes abrir los ojos,
tan solo debes suspirar.
Solo tienes que respirar profundamente,
soltar el aire y vaciar la mente.

Ten en cuenta que nada es para siempre,
salvo la muerte.
El cerrar los ojos eternamente
y la impotencia de un cuerpo inerte.

Por eso quiero que tú seas mi muerte,
mi para siempre.
Quiero cerrar los ojos a la vez que tú,
que nuestras manos entrelazadas
no las separe ni belzebú.
Que tu sonrisa y la mía sean una,
que de ti y de mi no haya duda alguna.

G. S. Díaz "Que seas mi muerte"

No hay comentarios:

Publicar un comentario