Musas

Musas

martes, 9 de abril de 2013

Apenas un sueño


Dulce sueño que me amparó en la noche. Rendido caí entre las sábanas de Morfeo, buscando esa paz que solo al cerrar los ojos se encuentra. Movimientos tumultuosos, una mano por aquí, una desesperación por allá, pesadillas con La Luna a través de la persiana y el cristal. No sé lo que pasó, si mis neuronas imaginaron o profetizaron, si los deseos reprimidos plasmaron. Tal vez lo hice con el subconsciente sin ser consciente. Tal vez lo hago conscientemente pero se lo dejo siempre al subconsciente. Y me besó. Por un segundo. Pero lo hizo. Luego se apartó y no sonrió con mi sonrisa. Indiferente se marchó a prisa. Yo que la había esperado desde que tenía uso de conciencia. Yo que nunca había perdido la esperanza. Y si la había perdido la había vuelto a recuperar. Yo que soñaba y no quería despertar. Y lo hice frustrado y desesperado. Yo que quería dormir por toda la eternidad, parando el reloj en el escaso e infinito besar. En el beso perfecto que nunca te podré dar…

G. S. Díaz "Apenas un sueño"


No hay comentarios:

Publicar un comentario