Musas

Musas

sábado, 26 de octubre de 2013

En la farola de la desiluminación.

Crees que no lo sé. Que no me doy cuenta. Que no soy el único que ha paseado por tu habitación. El único que ha probado tus besos y tu cama. Que me desprecias en la distancia para fundirte con otro en la sombra de la noche. Espero que te haga volar, gemir y callar. Que duermas esta noche en infinita paz. En su presencia, entre sus brazos. Con una sonrisa de pega en tu boca. Ya sé que no me verás a mí en él. Que no sentirás, como conmigo, el placer. Que mañana esperarás mi llamada y mi no sé qué. Y yo, como siempre, ahí estaré, sin un motivo y sin un porqué. Será la costumbre. Será esta sinrazón. Debería odiarte y aun así pienso más que nunca en abrazarte. Puede que haya cambiado, o puede que simplemente, prefiera compartirte aunque no pruebe mi parte del pastel. Puede que esté esperando en la farola de la desiluminación, con el azote del viento en contra, con la camisa desecha y las manos en los bolsillos, tiritando de frío. Hasta que harto, decida arrimarme a la candela de fuego que desprenderá otro ser vivo, otra mano, otra vida. Que no será la tuya, pero que al menos, me hará suya.

G.S.Díaz "En la farola de la desiluminación"

No hay comentarios:

Publicar un comentario