Musas

Musas

domingo, 9 de noviembre de 2014

Bruja

Magia blanca, o magia negra. Buena o mala, son magia por igual. Esa que se le atribuye a una joven bella, poco durmiente, de praderas verdes ojos y de crines dorados, con el vestido de esparto ceñido. No le faltará mentalidad, porque aunque ella es del siglo dieciséis, su cabeza va ya por el veintitrés. Aprovecha la luna llena para ahogar las penas en besos que da fuera de todo matrimonio, desafiando a las leyes establecidas y una sociedad que pretende llevársela por delante. Como si fuera tan fácil. Vaga por ciudades llenas de barro, miseria, peste y hambre. Se ve azotada por el aire cálido que desprenden sus caderas cuando la llaman bruja por morir de placer y no ser sumisa. Por beber y no tender camisas. Por hacer lo que muchos llaman conjuros y ella ciencia, que sus vecinos rectos católicos no entienden y por lo que se impacientan: que las autoridades y que el mismísimo Jesucristo venga a por ella y la juzgue. Que la quemen, que se atrevan. Y es por eso que la llaman bruja, porque se dejaría quemar.

Gregorio S. Díaz "Bruja" 


No hay comentarios:

Publicar un comentario