Musas

Musas

sábado, 23 de julio de 2016

Ya no me queda mucho.

Ya no me queda mucho. No es que sea un presentimiento o algo que note, es que es un total hecho. Queda poco de mí, del que fui. Apenas unas gotas de recuerdos ya fríos, que cada vez surcan más mares y menos ríos. Ni aquella famosa mirada, ni la vieja y deslumbrante sonrisa. Ya no están. No sé dónde marcharon, pero sí que ya no volverán. La vida se me va por la cabeza, despejando vías de salida hacia una vejez que, al pensarla, tortura. Me queda poco. No me preguntes por qué, solo lo sé. La juventud la dejé allí, en el pasado lejano, en otras, y no solo en ti. En las promesas que una vez hice, y que nunca cumplí. Ni si quiera las que iban encaminadas a mí. En las mentiras que dije y que, hoy, hacen sufrir. Me la dejé en todas esas ganas de querer ser feliz, saltando de charco en charco, como si nunca fueran a dejar de existir. Habría sido fácil prolongar esto y sacarme todas esas malditas espinas. Muy fácil. Habría sido fácil contigo, hasta la rutina. Solo era pararse a pensar. Decidir apostar. Tenía suficiente crédito para ofertar. Solo eso. Pararse. Pensar. Solo eso. Parar. Haber comprendido que aquella no era, ni mucho menos, la realidad. No queda más lamento que el desear que todo fuera un mal sueño. Poder despertar en un banco de la Universidad, cuando aún rondaba en los cincos. Aprovechar las oportunidades. Ya no me queda mucho, por eso. Por el tormento. Por las pesadillas. Por los recuerdos que no fueron. Por los lunes, todos los días. Así que supongo que ya es tarde si decides aprovecharme. No seré lo que fui, ni la sombra de mí, podrá amarte. Lo peor es que murió al que todas querían atarle.

Gregorio S. Díaz "Ya no me queda mucho." 

No hay comentarios:

Publicar un comentario