Musas

Musas

martes, 26 de julio de 2016

Me matarán por esto, querida.

Algún día me matarán por todo esto. Me cogerán una tarde de mayo, cuando el sol empieza a calentar las fachadas blancas de una España que, a pesar del tiempo, no ha cambiado mucho. Cuando intenta levantarse, sin decir arriba, la vuelven a tumbar, a golpe de fusiles y dictaduras. Ocurrirá de nuevo y nos volveremos a sumergir en tiempos revueltos, en pasados remotos. La Historia avanza y da más oportunidades. Los círculos de los que la escriben, solo dan rodeos. Volverá la esperanza a recorrer la sangre de la juventud. Volverán a truncarse. Cuando eso ocurra, ya no seré más en esta tierra llena de esclavos que obedecen a contados amos. Un par de simples balas borrarán el brillo de mis ojos cerca de las tapias del cementerio. Ese que de vida está lleno. ¡Ay, qué necios! Ni en el treinta y seis nos mataron, ni cuando llegue el día cortarán lo que no tiene freno: la fuerza de la justicia y el poder del pueblo. Me verás entre sus manos. Desharrapado, sangrando y con el puño levantado. No sé si te dejarán darme el último beso, quizá te arrepientas siempre de no arrebatármelos cuando podías, en exceso. No importa. Estarás asustada y no lo entenderás. Las guerras son guerras y mueren personas, tendrás razón, más nunca lo harán las ideas. Esas que nunca tuviste y que espero con mi muerte poder brindarte. Poder traspasarte. Hacerte consciente. Si quieres saberlo de antemano, no me dejarán seco por unirme al nuevo eco que iba a dar el vuelco en favor de la mayoría. Ni siquiera por participar de la autogestión antes de la caída del frente, enterrado en las montañas que de pequeños recorríamos. No lo harán por eso, tampoco tendrán culpa los que apretaron el gatillo. Quiero que sepas, querida, que aquel fusil lo empuñaron muchos otros, esos que te mirarán por años al pasar, cuchicheando a tus espaldas. Esos que seguirán vistiendo camisa y sombrero, comandando una sociedad a la que no le quedará más que el sucio dinero, que a ellos sobrará y a ti, harta de trabajar, te faltará. Todos esos serán los culpables. Ya tuvieron una reunión, mucho antes de todo aquello, en la que preveían mi fusilamiento. Todos esos serán los que me matarán. No será por venganza ni por traición. Sino por diferente. Por levantarme, haciéndome el valiente, en épocas de libertades y deseos. Por querer destacar, por llevar la bandera tricolor de cara al viento, por no negar, abiertamente, aquello que soy y creo. Por tener libros y, sobre todo, por leerlos. Lo harán por lo que ahora hago. No te preocupes por mí, no tendré miedo. Dibujaré una sonrisa antes de partir. Un pensamiento para ti. Te ayudaré desde donde continúe la vida, y si no lo hace, lo haré desde la tumba. No te preocupes por ti, saldrás adelante. Estoy seguro que el hijo que llevarás dentro cumplirá los anhelos de su padre.

Gregorio S. Díaz "Me matarán por esto, querida" 

No hay comentarios:

Publicar un comentario