Musas

Musas

sábado, 9 de diciembre de 2017

Piedrecillas

Deja de tirar piedrecillas a mi ventana, que a final voy a tener que echarte el lazo, y que subas por él hasta el Reino que he construido en mi cuarto. Está todo lleno de libros, pero faltan besos en palacio. Deja de tirar piedrecillas a mi ventana, que al final te veo ahí abajo. No escucho su ruido, porque tengo a todas horas los cascos, solo cuando anochece y me da por mirar al horizonte, veo en el cristal las manchas que dejan tus intentos. Deja de hacerlo. Deja de hacerlo porque ya me he acostumbrado a esta vida. Fría, solitaria, sombría. La de tener una supuesta carrera meteórica, y una capacidad de conexión nula. Deja de hacerlo porque al final reviento y me reinvento. Te cuento, te pinto, te escribo y te pienso. Te cojo y ya no te dejo. Deja de tirar piedrecillas a mi ventana, porque me veo cantándote a la luz de la Luna bajo la tuya. Y eso ya está anticuado, es perverso y estrafalario. Yo soy más de recitarte relatos anónimos. Deja de llamarme, porque ahora que me he encontrado, tengo que dejar de culparme por lo que nunca dije y todas las decisiones erróneas que he tomado. Por todos los corazones que he roto y machacado. Que fui yo mismo quién no quiso y resquebrajó cada antiguo hilo. Por mucho que ahora piense en lo tonto que siempre he sido. Que todo eso en lo que soy me ha convertido. Deja de tirarme esas piedrecillas a la ventana, porque puede que me vaya, que no vuelva, y que los dos nos quedemos con las ganas. Que nos rompa el roce de la distancia. Deja de hacerlo porque nada que ofrecerte tengo. Solo tragedias en forma de historietas y versos. Solo tengo miedo. Solo eso. Tírame piedrecillas a mi ventana, a ver si me doy cuenta de que todavía tengo alguna oportunidad. Tíramelas, aunque sea para mantener viva la llama de una ilusión que nunca se va. Que esas piedrecillas, aunque no existan, devuelven unas esperanzas ya perdidas.

Gregorio S. Díaz "Piedrecillas" 

No hay comentarios:

Publicar un comentario