Musas

Musas

sábado, 15 de marzo de 2014

Mar infinito

¿No se cansa el mar de ser tan grande? ¿No se rebela la sal contra el agua tras un sin fin de incómoda convivencia? ¿No desean paz ya las piedras, arenillas y demás que son envueltas por éste y revoloteadas en unas idas y venidas que parecen ser eternas? ¿No están hartas las olas de terminar siempre rompiendo en la playa? ¿No se cansa el viajero, el turista o el autóctono de observar solo la superficie, líquida y brillante de algo tan inmenso que no cabe en su imaginación? ¿No se puede atisbar a lo lejos, en el horizonte, la esferidad de nuestro planeta, dominado por las aguas bravías de los mares que parecen no acabar y siempre terminar? ¿No se come el agua a la tierra, o viceversa? ¿Acaso es imposible dejar tu huella en la playa y que ésta no se borre por el roce del agua de las olas?

Gregorio S. Díaz "Mar infinito"

No hay comentarios:

Publicar un comentario