Musas

Musas

lunes, 29 de septiembre de 2014

Veinticinco

Veinticinco. Jueves. Mil cuatrocientos sesenta días, contados. Se quedan cortos, debería añadir muchos más, que también los pasé a tu lado. Antes y después. No parece verdad que el tiempo pase tan rápido, que ya esos viejos pasillos han quedado atrás. Los silbidos, los besos y la juventud. Años y años de lento reloj, que nos acercan al ataúd. Experiencias y sensaciones. Tonterías y decepciones. Abrazos, enfados y reconciliaciones. Vida programada antes de ser iniciada. Estaba bien intentar imaginarla. Que me quitaste las cuerdas y esas ataduras. Que provocaste accidentes en todas las salidas. Sangre y dolor. Pero dolía más y mejor que las nuevas heridas, que son superficiales, que provocan náuseas y rayo de barriga. Pero no más. Tus huellas seguirán marcadas dentro. Y cada jueves veinticinco, un poco más. No porque eche de menos, sino porque se aleja el recuerdo en el tiempo. Y ya no sé si dueles o no me acuerdo.

Gregorio S. Díaz "Veinticinco"

No hay comentarios:

Publicar un comentario