Musas

Musas

martes, 28 de octubre de 2014

Diferencias.

Las diferencias marcan destinos. La diferencia principal fue que mientras la vida me sonreía y el azar jugaba de la parte de mi suerte, no supe mirar adelante con la persona que tenía enfrente,  y sí mire atrás, como Orfeo en su lucha contra Hades y la muerte. En ese momento, todo lo que me esperaba fue dilapidado como sobresueldos en los que políticos se basaban. Me quedé de piedra, como Eurídice, anclado en el mismo sitio, por toda una eternidad y sin poder firmar un armisticio. Condenado a besar mientras están en mi camino, luego, adiós y que te vaya bien si es que eligen el método de despido. La esperanza que tengo es que a alguna le dé por girar su cabeza y también se vuelva de piedra, y así, aunque no podamos tocarnos ni abrazarnos, evitaremos mutuamente que nuestras almas se pudran.

Gregorio S. Díaz "Diferencias" 

No hay comentarios:

Publicar un comentario