Musas

Musas

viernes, 12 de junio de 2015

Yo de Stalin, tú de Truman.

Yo siempre fui más de Stalin que de Truman, tu más de Estados Unidos que de la Unión Soviética. Ambos sabíamos nuestras notables diferencias, y que nunca nos iban a salir perfectas nuestras cuentas matemáticas. Cuán felices fuimos dando final a una guerra desastrosa, esa que nos había obligado a parapetarnos en trincheras nevadas y arenosas. Recuerdo cómo deambulé por un Berlín destruido, llegué a tu campamento militar y sin hablar y desde abajo te ofrecí un helado. Me encogí de hombros. El sonrisómetro partimos. Fue el apogeo de dos, en un mito. Luego vino un Telón de Acero entre los dos, construido a base de gritos, lágrimas y peleas de mechero. Tampoco iba a dividirme a mí mismo entre dos concepciones del mundo tan distintas. Invadiste mi península y tuvimos que guerrearle al tiempo y al verano. Nunca llegó la paz. Hoy tampoco. Como en las dos Coreas. Firmamos un armisticio que solo sirvió para que el capitalismo te devorara y te desarrollara, a costa de dejar que tu cuerpo y mente sobreexplotara, corrompiendo y cambiando lo que eras. Mientras tú te desarrollabas, yo me estancaba. Mis ideas comunales radicalizaban. Aquella guerra cruel de corazones obligó a amurallar cada baldosa de territorio que me quedaba. No quería entablar relaciones con ninguna potencia que no fuera las que ya conocía y mi mismo sistema defendían. Esas que se derrumbaron, sucumbiendo a lo que tú un día. Y aquí estoy, con veinticuatro buques submarinos, uno por cada vez que entré dentro de ti. Dos millones de soldados, tantos como las veces que un día te soñé y pensé que no sería realidad. Casi trescientos sesenta y cinco tanques, uno por cada día que no me ha permitido obtener ningún avance. ¡Que se atrevan a atacarme! Ni tú podrás invadirme, ni otra amenazarme. Que tengo escudos antimisiles. Nunca tocarán más allá de mi superficie.  Y si alguna desarma todas mis defensas, que se prepare, tengo una bomba nuclear para que le acaricie. 

Gregorio S. Díaz "Yo de Stalin, tú de Truman."

No hay comentarios:

Publicar un comentario