Musas

Musas

miércoles, 14 de octubre de 2015

Tiene que serlo.

Tendrá que ser por lo azarosas que son las decisiones. Tiene que ser por un capricho del destino. Tiene, tiene que serlo. Porque si no, ¿qué sentido tendría salirse de la carretera? No es una huida hacia el bosque, a la carrera. No me persiguen muertos vivientes, ni vivos que poco a poco mueren. Seguro que no será perder el tiempo, el año. Sabático no me gustaría llamarlo. No me voy a estancar. Si tengo que pasar el invierno bajo este puente, lo afrontaré con la elegancia que hace gala este errante. Volveré cuando pase el verano. Magullado, desharrapado. Barbudo. Pero no loco, ni tieso. Medio muerto tampoco. Es cierto, hacerse a la idea no es fácil. No lo fue, ni mucho menos, la de alejarse de la ciudad. La cuestión es sobrevivir y a mí no me toca otra que hacerlo aquí y así. Tiene que ser por azar, prometo. A ti que manejas las riendas te digo que tiene que serlo. Yo qué sé para dónde me llevas. Tú lo sabes más que yo, que no entiendo nada.

Gregorio S. Díaz "Tiene que serlo" 

No hay comentarios:

Publicar un comentario