Musas

Musas

sábado, 26 de diciembre de 2015

Día de nieve. (Tributo a Elsa Lunghini)

Ya ni el frío visita diciembre. Ya ni el viento cala los huesos, ni calientan los extintos besos. Ya la nieve no vive en las cumbres. Lo que daría por secuestrarte un veinticinco de invierno, viajar atrás en el tiempo. Cuando los copos formaban mantas y el gorro acompañaba a la bufanda. Cuando se llevaban los jerséis de lana, la antesala de la campana. Cuando a tu joven y brillante pelo, volumen dabas, sin trenzas, ni oscurecidos, ni nada. Cuando tenías esa joven sonrisa extraña y dos ojos celestes plantados en la pálida cara. Prometerte en un día de nieve, decir que no te vayas, si me amas. Sentir lo que sea dentro del corazón, nunca nosotros, decir adiós. Ser dos bichos raros sin explicación. Despertar y descubrir que solo era un sueño. No te preocupes, a partir de ahora te guardo en la cámara. En mis imaginaciones varias. En canciones lentas con tu acento grabadas. En las melodías francesas de los años en los que tú empezabas a vivir y yo ni en el vientre de mi madre estaba. Cuando la música era y no estaba degradada. Porque volver atrás, donde no existía, puedo, con tus palabras locas y encadenadas.

Gregorio S. Díaz "Día de nieve"

Elsa Lunghini 



No hay comentarios:

Publicar un comentario