Musas

Musas

viernes, 29 de enero de 2016

Bajo el olivo.

Bajo el olivo, llorando mi pena. Bajo aquel mismo olivo, como si fuera mi propia condena. Entre el fruto del suelo, ya por el tiempo y el viento arrugado. Queriendo ser uno de ellos, por el sol, lentamente, maltratado. Cuántas lágrimas le di a mi viejo verde enemigo, cuántas, me pregunto, le habré dado desde chico. Porque sentí la cabeza estallar, mi pecho quemar. Era la cosa más pequeña de toda la ciudad. Algo insignificante, que poco importa. Que poco importaba. Caminar era una necesidad y lo hice hasta parar por propia voluntad y exhaustividad. Por tener unos pies que embotados, ya no responden. Por tener una mente tan hinchada y rojiza, que apenas da débiles órdenes. Los sentidos empezaban a desenfocarse, hasta te duele la música de los oídos y la vista viene y va, entre nubes blancas, piedras grises y otros fundidos. Eso es lo que yo llamo desaparecer.  Y luego volver. Más limpio por dentro, pero con la misma culpa. Con aquella mirada, pero sin ninguna disculpa. Como si hiciera falta...Me dolió más que perder uno de mis brazos. No, no el daño metálico, sino el fracasar. Eso que toca tanto tu orgullo. Lo que te impide reconocer y decirlo alto y claro: lo siento, te he fallado.

Gregorio S. Díaz "Bajo el olivo." 

No hay comentarios:

Publicar un comentario