Musas

Musas

domingo, 27 de marzo de 2016

Querida.

Querida, has de saber, he de decirte, tantas cosas que un día callé o simplemente ignoraba, que sé que nunca las podrás escuchar recitadas de mi boca. Querida, confieso, es en estos días cuando te echo más de menos. Cuando ni el hielo llena, ni otras ellas envenenan. Cuando el sonido de una risa que fue, es más confortante, que conversaciones banales: qué tal, cómo te va, ¿te acuerdas...?, ya sabes, esas cosas poco importantes. Querida, echo de menos las sensaciones pícaras que hacían saltar todas las alarmas de mis tentaciones. La mano que agarraba en las frías noches, y lentas, de madrugada, a la luz de las velas. De flores y pólvora quemada. Ay querida, si supieras que ya encontré la fuerza de la que pensaba que carecía y que tú decías que tenía escondida. Que solo había que buscarla. Querida, has de saber, también, que si no hubiera descarrilado, no hubiera aquello valorado, y por tanto, echado de menos. Que sigo perdido porque quiero perderme contigo, a sabiendas del peligro. Querida, ahora lo entiendo, ya no me perteneces. De hecho nunca debí querer que lo fueras, qué egoísta mi punto de vista y mis maneras. Querida, que rápido pasa el tiempo, y ahora que lo recuerdo, qué lento. Casi eterno. Querida, qué lejos quedan las noches de jolgorio y purpurina, las noches de amor silenciadas por cortinas. Las experiencias compartidas. Querida, que lástima que ya no seas mi querida. Que los vientos alisios nos envalentonaran a escoger nuevos destinos que explorar y nuevas islas que hallar. Querida, ahora mismo, desearía el Fin del Mundo, para redimir al Tiempo, que fuésemos los únicos humanos sobre la faz del celeste cuerpo. Querida, no tengo ni ganas de escribirte, pero deseo que tú me escribas, aunque no puedas porque te tengo un cortafuegos, para que él, y no yo, te evite. Así no hay ninguna forma, tampoco encontrarías otra manera. Mejor así, querida, porque sé que ya no eres la misma. No sé qué queda en ti de aquella niña. Aunque eso se lo dejo a otros, que surcan tus marismas. Es verdad que te busco, y no te encuentro, entre todo lo etéreo. En libros que leo. Que te quiero y no te quiero, en realidad, como siempre he hecho. Querida, te pido perdón. A ti, pero a mí más que a ti.  Me pido perdón. Por no creer en un mundo en el que estuviéramos los dos. Siempre nos quedará esa sensación. La del casi. Por poco. La del sí, pero no. Pero querida, soy historiador. Se me da mejor analizar lo que ya pasó. Querida, sé de sobra, que no sé tomar buenas decisiones cuando me puede la presión. Ay querida, que ya no te siento. Ay querida, que ya no me lees. Ay querida, que ya no. Querida, yo ya no puedo hacer más. No puedo más con mi yo.

Gregorio S. Díaz "Querida" 


No hay comentarios:

Publicar un comentario