Musas

Musas

viernes, 25 de noviembre de 2016

Mejor que no.

Mejor no caer en la tentación. Ya van como tres mil quinientas veces. Mejo que no. Eso de derrumbarme, al fin, como un castillo de naipes. Sin que haga falta que me soples. Mejor no torturarme, ni con ti recuerdo, ni con mis inertes y estériles actos, incoherentes, que me traen a este presente, que parece que está medio tuerto. Mirando atrás y al suelo. Mejor que no te diga todo lo que te echo de menos, tampoco lo típico, eso de “cuánto tiempo”. Mejor que no te lo diga. Aunque no es porque luego me arrepienta, que también, sino porque puede que sea solo hoy, por eso del frío, de mi tormento, de nadie cerca y de todos dentro, lo que haya hecho atraer a nostalgia de nuevo. Mejor que no te diga que todavía lo pienso. O lo todo lo que lo siento. Tampoco tiene sentido preguntarte por qué cojones es tan duro el hastío y fue tan corto el cuento. Ni por qué no dio para novela. Se fue al carajo nuestro argumento. Aún no sé qué cables se nos cruzaron para que nuestras manos no se entrecruzaran más. Por qué el caprichoso destino pulsó el botón del destierro, lleno de horizontes nuevos. Todo lo que oteo parece igual y es todo desierto. No hay un oasis en mi camino los que descansar mis piernas cansadas ni mi tiritante cuerpo. No hay ni visiones que calmen los sollozos y los lamentos. En el tuyo, parece haberlo convertido en paraíso. Mejor que no. Mejor que no te lo diga. Mejor que no te diga todo lo que quiero. Todo lo que te quiero. Podrías malinterpretarlo y yo podría creérmelo. Y entonces sí que es verdad que me costaría escalar este hondo agujero. No tengo ni idea si algún día terminaré por hacerlo. Mejor te digo que me rindo. Que deshagas el hechizo. Que la derrota la llevo en cada uno de mis sangrantes orificios. Que dejes muñeco al que clavas alfileres. Que dejes el vudú y me concedas carta libre para ver, sin ti, nuevos amaneceres.

Gregorio S. Díaz "Mejor que no" 

No hay comentarios:

Publicar un comentario