Musas

Musas

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Mirarte y escribirte.

Es mirarte y tener que escribirte. Tener que describirte puede ayudar a mitigar el dolor que siente este empobrecido corazón al no saber ni siquiera cuáles son las iniciales de tu nombre. Solo sé lo que tu mirada dice. Y no habla de eso, precisamente. Habla más de cosas imposibles. De deseos. De pasión. De improbables. Y de que, alguna que otra noche, sí que sería posible. Luego, cuando miras al horizonte como si no dejaras de mirar a una nada que nunca acaba, mis piernas tiemblan, busco lo que ves y afirmo, firmemente, que eres mi musa. De esas que te hacen querer morir. De esas que no te dejan ni pararte a escribir. Como si hubiera descubierto un camino que podría sacarme de aquí. Sé que solo me pincharía con tu aguja. Que sangraría. Pobre masoquista de mí, que mataría por morir así. Amándote y muriéndome. Amándome y matándome. Qué más daría. Solo contemplarte llena de tinta cada uno de mis pasos, que parecen sintéticos, y no humanos, al recibir tu estímulo automático. Mi bolígrafo rojo tuvo que deslizarse rápido, justo antes de salir al escenario, donde Piaget y Vygotsky se unían en un intento terrorífico de explicar el desarrollo cognitivo. Hasta ellos se sonrojaron cuando la mirada te aguanté y tú, a los dos coma dos segundos, los apartaste. Como si no me miraras. Ahí nació algo que algún día crecerá. Letras que ni yo mismo entiendo de una historia que te tiene como protagonista. Porque es que te miro y te escribo. Porque es que me miras, y suspiro…

Gregorio S. Díaz "Mirarte y escribirte"

No hay comentarios:

Publicar un comentario