Musas

Musas

viernes, 30 de diciembre de 2016

Cobarde

Podría haber girado la ruleta de la suerte un poquito más, joder. O no haberlo hecho la vida, que rodando y rodando va y se nos lleva. Se nos va. Estoy seguro que, de ser así, estarías por aquí pero no convertida en una sombra macabra que me desgarra las entrañas cada vez que despierto, sudoroso, por pesadillas que atraes y empañas. Aunque me cueste aceptarlo, sigues por estos lares, colmando con gotas saladas mis ganas de necesitarte. No solo eres un recuerdo. Lo sé porque sigues ahí cuando te ahogo en las barras de los bares. De hecho, te haces más y más grande. Eres el dementor que no me deja, porque para un patronum no tengo la suficiente fuerza. Todo lo alegre, te lo llevas, cuando vienes. Podrías irte. No volver. No pensarme. No torturarme. Pero sabes que es imposible. Maldita maldición que me echaste. Maldito el tiempo, también, que me deshace. Que me ahoga y me empequeñece. Que me arrebata el aire. Me voy a tener que ir tan lejos, que no sé si a diez mil kilómetros llegarás a susurrarme. Podría echarte más de menos, pero entonces sería enfermizo. Podría no hacerlo, pero entonces no sería yo mismo. Quizá no me acostumbro a pensar que te he perdido. O es la nostalgia melancólica con la que me besa soledad que me dice que no te olvido. Porque, si te pones a pensar, cada poco tiempo hemos caído. ¿No te da la sensación a ti de que hayan pasado más de mil años? Como si un haz de luz se nos hubiera interpuesto. Y en realidad, echando la vista atrás, solo fue hace un momento. Pero qué lejos queda en el recuerdo. Este cobarde no va a soltar por su boca más que mentiras que lo ahuecan. Aun teniendo una oportunidad, allá por el dos mil cuarenta y dos. Porque lo cobardes viven de lo que creen ser y no de lo que son. Yo soy de ti, y seré de ti, aunque te grite y me repita que no.

Gregorio S. Díaz "Cobarde"

No hay comentarios:

Publicar un comentario