Musas

Musas

domingo, 8 de enero de 2017

Me quedo con aquella mirada.

Me quedo con aquella mirada. La que por entonces me quemaba si se me dedicaba y la que, hoy por hoy, me desvanecería. Si me miraras ahora como antaño, creo que sería capaz de volverme invisible o algo. Podría dejar de existir todo esto que me rodea. Pero los años han hecho mella. Han hecho daño. Ya no somos imprescindibles. Ya ni el vértigo marea. Tampoco creas que me quedo con esa mirada porque fuera tuya. Más bien porque era a mí a quien mirabas. Porque no creo que haya otros ojos con esa magia. Con ese poder. Con ese hechizo. No creo que me vuelvan a mirar con esas ganas. Con ese proceder. Con ese toque maldito. Me quedo con aquella mirada. La que está en fotografías y fotogramas grabadas. No sé si algún día saldrán de la pantalla. Lo digo para enmarcarlas o para quemarlas. Para no volver a ellas cada enero, como el que empieza con algo en la mochila por año nuevo. Ahí siguen, queriendo echar humo y ardiendo mi retina cada vez que las miro. Me quedo con aquella mirada porque confirmaba lo que ni yo sospechaba: lo loca que por mí estabas. En los flashes de cámara se ve de forma muy clara. Esa aura roja que nos impregnaba. El hilo rojo que nos conectaba. Qué pequeño creí ser para ti y qué grande fui. Parece mentira que un día llegué a ser todo tu existir. Parece mentira que no queden ni las maderas con las que naufragué. Las que me salvaron y contigo no compartí. Me quedo con aquella, tu mirada, porque te la igualaba. Me quedo con aquella mirada porque yo también te miraba. Porque a mí, igual que a ti, me poseían esa pasión y esas ganas. Me quedo con aquella mirada porque salvaba. Me quedo con mi mirada porque te miraba. 

Gregorio S. Díaz "Me quedo con aquella mirada."

No hay comentarios:

Publicar un comentario