Musas

Musas

miércoles, 1 de febrero de 2017

Cuidado, chica.

Cuidado, chica, que te estás enamorando. Cuidado porque solo has visto el reflejo de unos labios que ya han besado otros que se han cruzado con los tuyos, muy cercanos. Cuidado porque lo sabes y puedes estar enamorándote de un fantasma que ya es pasado, al que ya he espantado. Cuidado, porque no sé si quiero quererte o a otra sigo esperando. Cuidado porque solo sabes de unas letras que, con dolor y coraje, he ido hilvanando. Que puedes idealizarme como yo hice con musas frías antaño. Cuidado porque puedo ser lo que no valgo. El tonto que deja escaparte o el necio que, aun arrepintiéndose, se aleja de tu lado. Cuidado, chica, porque te estás enamorando de un poeta maldito. Que en su pecho tiene clavado cien nombres y ninguno es real. Todos son literarios. Cuidado porque no soy el que te han contado, ni el gatito que esperas, asustado. Cuando quiero soy un tigre que muerde y sangra. Que provoca dolor y lágrimas. Que huye de todo queriendo tu nada. Que se refugia en cuevas los inviernos que no vive o los que los días la vida le quitan. Cuidado, chica, porque quizá yo también me esté enamorando, y no recuerdo cómo se sentía ni como constatarlo. A pesar de la promesa eterna de deleitarnos, y pasar de los monstruos e inseguridades, que dejaron de visitarnos. Cuidado, chica, que me estoy enamorando…

Gregorio S. Díaz "Cuidado, chica."

No hay comentarios:

Publicar un comentario