Musas

Musas

miércoles, 22 de febrero de 2017

París, 1988.

París, año 1988. El Muro de Berlín aún no ha caído, pero está a punto de hacerlo. No queda esperanza en el desvirtuado socialismo. Nieva. Nieva copiosamente sobre los Campos Elíseos y sobre la torre Eiffel. Nieva sobre la Francia occidental que se zafó de todo pasado medieval de un plumazo a base de revolución. La que fue borrada del mapa cuando tiranos en Europa mandaban. La que, a la fuerza, fue descolonizada. La que en Mayo del 68 fue renovada y de lucha colmada. Nieva y el frío se traspasa por las ventanas. El estudio, caliente, de desorden y libros se halla. Tapas viejas y duras, páginas amarillas subrayadas. Ideas en busca y captura en pleno acto de lectura. Es temprano y ella no ha dormido nada. Se ha pasado la noche leyendo esa novela que debía terminar, por la voracidad y el no saber qué pasará. El flequillo le molesta en la cara. Tiene ojeras y la vista cansada. En la radio Jamais Nous de Elsa mientras se lo piensa. La mañana en el liceo la dejará muerta. La rutina y la maldición de un tiempo que no quiere vivir, la termina por decidir. No habrá mejor plan que dormir. París, 1988, y ella está ahí. Sola. Esperándome. A mí. Que alguien le diga que siga leyendo esas novelas. En algunas de ellas alguno de los escritores le dirá que se rinda. Yo aún no he nacido y no podré visitarla. Besarla y amarla. Compartir la ciudad y la música que son exactas. Que se conforme con alguien que se me parezca. Lo mismo que haré yo en esta cronología de mierda.

Gregorio S. Díaz "París, 1988" 



No hay comentarios:

Publicar un comentario