Musas

Musas

jueves, 16 de marzo de 2017

Solo pido, solo quiero.

Solo pido una pizca de suerte. Un poco de justicia, que ya va siendo hora. Y que llegue pronto la muerte. Solo pido una última oportunidad, llena de enjundia, que ir despojando de pétalos de rosa. Hasta que se acabe, bebérmela, de un trago las noches, poquito a poco los días de puestas de Sol, carmín y derroches. Solo quiero parar el tiempo, idealizar a otra y subirla a la barra del bar, para armar, con botellines de cerveza y esas flores deshojadas, su propio altar. Que ni virgen ni santa, pero joder, qué más da. Que sea mía y yo de ella por una vez. Que me deje retratar su silueta a través de papeles que se mojarán y no llegarán a nada. Como mucho a tinta ilegible llena de lágrimas. Solo quiero un dulce final. Algo de verdad. Alguien de cristal, para rayar y desgastar hasta el final. Yo prometo no romperla. Solo quiero a mis muros derribar, a los miedos asustar, esos que parecen comerme en pesadillas, a mis monstruos matar. Solo quiero todos mis pecados redimir y remediar. Dejar de pedir perdones a personas que me olvidaron, aunque al pensarlo duela y cueste. Solo pido piedad, que sigo aquí encerrado, malherido y derrotado, y nadie de este abismo me salva.

Gregorio S Díaz "Solo pido, solo quiero"

No hay comentarios:

Publicar un comentario