Musas

Musas

martes, 25 de abril de 2017

Ostracismo

No creáis, compañeros, que esto no me duele. Me quema por dentro, me envenena. Me hiere. No lo consideréis, tampoco, el enésimo berrinche. En el último ya lo predije. En mí recae toda la culpa: la presencia de castigos, la ausencia de constante confianza, han hecho que llegue a creérmelo. Lo de que no llego al nivel apto necesario para ser medianamente competitivo, que voy de culo con los pies y no llego ni al centro, que ya no salto y no voy seguro, que, en definitiva, no estoy a la altura para enfrentarme a un partido importante, trascendental y decisivo. Que ya no valgo. Y no es por falta de voluntad, de esa no hay duda, pues reniego de los vicios de la noche antes de cada choque, sacrifico horas de trabajo y estudio por cientos de kilómetros en coche. Que me relego yo mismo al maldito ostracismo. Que ya más no me humillo ni me arrastro por campos en los que deberían contar el sudor, las lágrimas de alegrías y el contacto directo. Que el que ha estado siempre, va a dejar de estarlo. Por lástima, obligación o falta de alternativas, no quiero seguir jugando. Que no quiero, joder, seguir por esto llorando.

Gregorio S. Díaz "Ostracismo"

No hay comentarios:

Publicar un comentario