Musas

Musas

jueves, 27 de julio de 2017

Tuyo

Tuyo. Soy tan tuyo, que ya que más importará reconocerlo. No soy ni mío. No me pertenece nada de lo que soy ni nada de lo que he sido. Soy tuyo. Completamente tuyo. Siempre lo he sido. Tú me hiciste y yo me dejé hacer. Yo nunca he hecho, y a veces incluso tampoco dejé que me hicieran. Ahora que la última gota de lluvia ha dejado de mojarme, cuando el horizonte ni oteo porque tengo que mirarla y serenarme, cuando vuelve a no entrar nada por la ventana, ni del verano el aire, es cuando entiendo que, si no soy tuyo, no seré de nadie. Es cierto, compartí noches enredosas con otras, bebí mil chupitos con quien creía, tontamente, que era toda una diosa. Me lamento, también, por no agarrar las manos a la que prometí verdades universales. De esas que ya a ninguna quiero darles. Me considero tonto por creer mentiras de chicas que tienen las piernas muy cortas, y el trasero demasiado grande. Pero, qué más dará el tiempo perdido si todo puede ser revertido. Si aún queda tiempo para aprovechar el tiempo, aunque no regrese la aguja al principio. Soy tuyo. Tan tuyo que lo entiendo. Yo no te quiero cortar, ni herir, con el afilado cuchillo que porto en mis adentros. Con mis miles de dagas, disfrazadas de defectos. Con todo lo que soy y que siempre daño ha hecho. No seré de nadie, tampoco tuyo. Porque tú ya no existes, aunque yo siga siendo tuyo.

Gregorio S. Díaz "Tuyo" 

No hay comentarios:

Publicar un comentario