Musas

Musas

lunes, 4 de septiembre de 2017

Cántame

Cántame. Cántame otra vez. Esa melodía que me resquebraja cada uno de mis sentidos. Porque no solo la escucho y te veo, sino que te siento muy adentro. Cántame desde tu casa hecha de bambú y maderas de tierras lejanas. Cántame con tu saliva, que sabe a selva, océano y a olas de su orilla. Cántame por lo que fue y no será más. Por el Imperio que tuve y que se desmoronó y cayó por todo tu pecho. Por tus curvas que fueron el final de lo que yo ya daba por hecho.  Cántame, de nuevo. Suéltame ese quejido, ese tono paradisíaco, que a mi alma enciende y lleva mi pudor al infierno. Que me llena de pena y olvido. Cántame con esa voz desgarrada, susurrándome al oído. Cántame, amor, y embrújame con tu canto. Que una nueva maldición no quebrará este cuerpo acostumbrado a ser objeto de males peores y eternos. Cántame lo que te escribo. Cántame lo que yo te cuento. Cántame y dime que no me dejarás ninguna noche, de esas en las que la Luna se apaga y no puedo ver el camino. Que tu luz me quitará el miedo. Cántame y dime que estarás al despertar, cuando yo, quizá, no esté ya.

Gregorio S. Díaz "Cántame" 

No hay comentarios:

Publicar un comentario