Musas

Musas

jueves, 23 de agosto de 2018

Cientos de kilómetros por carreteras secundarias.

Cientos de kilómetros por carreteras secundarias. Dejando lo rural atrás y buscando la ciudad. Por el camino difícil, por el más largo y menos transitado. Por si podíamos parar en bares de carretera venidos a menos. Con unas luces parpadeando y otras fundidas. Con comidas aceitosas y Jennifers que fueron jóvenes de camareras. Miles de canciones en esas horas. Miles de frases y melodías. Tus pies desnudos en la guantera, con las gafas de sol puestas. Mezclando la luz del sol y los rayos de luna, la noche y el día. Compartiendo vida, palabras y silencios. Sobre todos estos últimos. Preguntas retóricas. Joder, ¿cómo hemos llegado hasta aquí? Si ayer solo Arte y hoy todo Historia. Puede que al revés. Habitación de invitados. Una cama y en ella un mundo. Abrazos. Besos lentos. Latidos. Tú marchas a por copas, a darle a la red lo que quiere y desea a deshoras. Yo echo la llave y me olvido. Te amanece en el pasillo del hotel, donde la madera chirría. Mi móvil apagado o fuera de cobertura. Abro y ahí estás recostada, dormida. Al fin despiertas. Cientos de kilómetros por carreteras secundarias. De vuelta. Solo un sueño. Otro día que va de rutina y cosas parecidas. Otro día de mierda. Y voy, resignado y sin peinar. Y ahí estás. Como si hubiéramos soñado los dos las cosas por igual. 

Gregorio S. Díaz "Cientos de kilómetros por carreteras secundarias"

No hay comentarios:

Publicar un comentario